La vital importancia del marketing digital en los despachos de abogados

|

Social networking 2187996 1920


Una opinión de Miguel Rodero, gestor de comunicación y marketing


Vivimos la era de las redes sociales, de la autopromoción y del marketing, una estrategia que de forma más o menos profesional se emplea en todas las empresas, entre las cuales se encuentran, cómo no, los despachos de abogados, los cuales han abandonado los tiempos vacíos de esperar que los clientes llamen a su puerta para adentrarse en el competitivo mundo digital donde el mercado traspasa fronteras y donde sus representados ya no tienen que ser conocidos o personas que vean la placa de la puerta, sino gente con la cual han interactuado en Twitter o han leído un artículo de opinión suyo en un periódico nacional.


No son tiempos del conservadurismo en la abogacía, por mucho que la profesión se sienta cómoda en esos caminos, y el empleo de herramientas de marketing digital ya no es prescindible, y no es una opinión personal, sino basada en la experiencia de mi profesión y los resultados que se ponen sobre la mesa día tras día. 


¿Alguien considera que se puede tener un bufete de abogados y subsistir sin un despacho físico? 


La respuesta es NO. Pues de la misma manera el marketing digital es una herramienta absolutamente necesaria en los despachos de abogados ya no solo que quieran expandirse, sino subsistir en un país donde tenemos casi 250.000 letrados. Por ello debes ser especial y saber mostrarlo al mundo. 


Así nuestra experiencia nos dice que los despachos están o bien externalizando esta labor o directamente asumiéndola en su cartera, ya que en esa definición de los objetivos a alcanzar ya no sirve con tener una página web estática y actualizar nuestras redes sociales de tanto en cuanto, sino que la labor comunicativa hacía el exterior debe ser diaria, constante diría yo, enfocada al target o público objetivo, es decir, las personas a las que nosotros queremos llegar con nuestros servicios. Nuestro cliente ideal. 


Ahora bien, no será la misma estrategia en un bufete internacionalista de Madrid que en un despacho localista de Soria, pero ninguno de los dos debe renunciar al marketing y sus bondades de mano de un experto.